viernes, 19 de octubre de 2018

Su amor no cambia

Dicen que todo cambia.
Hasta la naturaleza, aunque tiene leyes inmutables, cambia con la intervención humana.

Las personas cambian. Muchas cosas cambian...

Sin embargo, el Creador de todo lo que existe ha dicho que Él es Dios, y nunca cambia.



 Él es el eterno Dios, el misericordioso, el Dios de amor, el Todopoderoso, el Perfecto.

La Biblia, Su Palabra escrita, dice que "en Él no hay mudanza ni sombra de variación".
Lo que Él dice lo cumple. Jamás miente. Es siempre fiel.
Y algo grandioso e inefables es que Él nos ama...con un amor eterno!

Él ha dicho que nos ama, y ha preparado cosas maravillosas para quienes confiamos en Él...
Y !Él no cambia de opinión como los humanos!
Su amor no ha cambiado: sigue siendo infinito, incondicional y eterno!
Su misericordia y su favor no tienen fin!
Él es un Dios bueno, lleno de bondad y clemencia.
Sólo nos pide que creamos en Él, y entendamos que fuimos creados para conocerlo y vivir en Su compañía. ¿Por qué? Porque ésa es la verdadera dicha y lo que llamamos felicidad.

Jesús, el Hijo de Dios, vino a la tierra para msotrarnos cómo es Dios y contarnos sus planes eternos.
Murió en la cruz y resucitó para mostrarnos que nos ama de verdad!

Nosotros merecíamos morir por habernos alejado de Dios y vivir a nuestra manera y haciendo, muchas veces, cosas que no son buenas. Pero Jesús murió por nosotros para que podamos vivir para siempre! Si creemos en Jesús, Dios nos adopta como hijos suyos y nos regala esa vida indescriptible y bella.
En Él hay plenitud y una vida eterna y tan hermosa que no podemos siquiera imaginar!

Animate a creer en Jesús, a creerle a Dios, y experimentá el conocerlo tanto como para ser tu mejor Amigo!

martes, 18 de septiembre de 2018

Inimaginable

La imagen que uno tiene del padre es muy significativa. El impacto que produce la figura paterna en los hijos es realmente muy importante. 
Nuestro padre puede haber sido muy bueno y nos ha dejado un recuerdo magnífico, pero algunos hijos tienen padres ausentes, o son huérfanos, o han sido padres que no supieron o no pudieron por alguna razón, mostrar su amor y dar lo mejor de sí.

Pero Dios nuestro Creador es el Padre Perfecto. El Padre bueno y eterno que no falla, que nos ha creado para  bendecirnos en especial manera. Él es el único que puede darnos vida eterna: nos acompaña cada día aquí en la tierra y también en la eternidad que preparó para que vivamos con Él.
La Biblia dice que las cosas que Dios ha preparado para nosotros son increíblemente maravillosas.

¿No es magnífico que el Creador de todo nos ame de tal manera que nos haga Sus hijos? ¿Y qué todo lo bueno que ha hecho lo haya hecho pensando en nosotros? La Biblia dice  "...si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan" (Mt. 7:11, NVI).

Él hace abundantemente más de lo que pedimos o entendemos. ¿Te parece imposible tu petición? Para Él no hay imposibles. Podés hablarle como a un amigo, podés pedirle en tu necesidad. Jesús murió y resucitó para darnos ese privilegio: poder acercarnos a Dios como Padre nuestro, y amigo.


Dios es bueno, y anhela que lo conozcamos y confiemos en Él. Basta con pedírselo; basta con buscarlo, y se dará a conocer. Es lo mejor que puede ocurrirte en toda tu existencia: conocer al Dios que te dio la vida.

domingo, 19 de agosto de 2018

El camino


Qué seguros que andamos cuando conocemos el camino! Cuando nos toca ir por lugares desconocidos andamos con cautela, inseguros, alertas. Muchos piensan cuál será el camino al Cielo. Cómo llegar a ese lugar de felicidad eterna. Qué hay que hacer para llegar allí…cuál es el camino!
¿Cuál es el camino? Jesús dijo: “Yo soy el camino…y la verdad y la vida”. ¿Qué hay que hacer? La Biblia dice que todos los que creen en Jesús, y lo reciben como Salvador y Señor… ¡tienen el derecho de ser hijos de Dios! Y Dios se convierte en su Padre Perfecto, el Padre nuestro que está en el Cielo. 
¡Jesús es el camino al Cielo!..Podemos andar seguros cuando nos rendimos a Él y lo hacemos Señor de nuestra vida. Y podemos tener la certeza de la vida eterna. El Cielo será nuestro futuro Hogar.

“Jesús, creo que sos el Hijo de Dios; creo que sos el camino al Padre. Vos lo dijiste. Perdoname por andar por caminos equivocados, por hacer lo malo. Y ayúdame a vivir como te agrada. Quiero que seas mi Señor y Salvador, que me muestres cómo vivir y andar cada día. Quiero conocerte y seguirte. Gracias por amarme y tenerme paciencia! Gracias por hacerme un hijo amado de Dios”

viernes, 6 de julio de 2018

Relativo

En este mundo de hoy todo parece relativizarse. Y "lo relativo" o "la relatividad" parece invadir todos los ámbitos. Podemos llegar a creer que todo es relativo...cuando en realidad no lo es. Podemos decir: Es tu punto de visto, es tu opinión, por eso es relativo; porque cada uno tiene su perspectiva personal y su opinión. Sin embargo, en el universo hay reglas, que llamamos leyes; las que rigen los movimientos, órbitas y tiempos de los cuerpos celestes; en la naturaleza también hay leyes; en la biología y en la zoología se comprueban. La ciencia las comprueba y las reconoce. De la misma manera existen normas que llamamos morales. Todo eso no es relativo ni sujeto a opiniones ni perspectivas individuales. Así como la ciencia ha demostrado una "Causa primera" que dio origen a todo lo que existe, también ha comprobado las leyes universales y naturales; y además, la experiencia muestra la existencia de las leyes morales "escritas" en nuestra conciencia, de manera que todos sabemos cuando algo "está mal". Quien puso esas leyes, quien rige todo lo creado, quien dio al ser humano la conciencia y la moralidad es el Creador de todo, la "Causa primera", a quien nosotros conocemos como Dios. 

La Biblia, el libro que nos revela Quién es Dios, dice que todo lo creado existe porque Dios lo hizo para el ser humano. "Y vio que era bueno", dice la Biblia. Todo eso  bueno que Dios creoó es para que lo disfrutemos!..Él es un Dios real, vivo y Todopoderoso; un Dios grande y lleno de amor que quiere que lo conozcamos y seamos sus hijos. De tal manera Dios amó al ser humano que envió a su Hijo, Jesucristo, para morir y resucitar por nosotros para que tengamos camino hacia el Cielo. La Biblia dice que a todos los que creen en Jesús,a todos los que lo reciben como Señor y Salvador, Dios les da el derecho de ser Sus hijos. El que cree en Jesús tiene vida eterna, dice la Biblia. Y todo es gratuito, porque Dios es bueno y no quiere que nadie se pierda. Es por fe, por creer en Jesucristo y en lo que hizo por nosotros.

Y esta es una verdad comprobable. Podés comprobarlo. Podés disfrutarlo, en esta vida, y después de esta vida en el Cielo que Él preparó para los que le aman. Millones y millones a lo largo de la historia lo hemos comprobado: Dios es bueno! Dios es real! Dios nos ama!...Comprobalo por vos mismo.

lunes, 8 de enero de 2018

Te ama tanto!



Dios está interesado en tu vida. Hoy te levantaste porque Él te despertó. Dios te ama. Dios te quiere. ¿Alguna vez pensaste en eso, en que Dios nos da cada día de vida…?
La Biblia dice que Él es el Autor de la vida. Qué estés vivo hoy y que estés leyendo esto significa que Dios tiene un propósito con tu vida. Él te dio la vida. Y quiere que lo conozcas. Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 

Jesús, el Hijo de Dios, vino a este mundo para revelarnos el amor y la bondad de Dios. Murió y resucitó para que vos y yo, y cada persona, podamos conocerlo y conocer a Dios. Todo el que cree en Jesús y lo recibe en su corazón creyendo en lo que hizo por nosotros es hecho “hijo de Dios”, y Dios es su Padre. Dios nos ama tanto que quiere transformar nuestra vida, y nuestro futuro. Que podamos vivir una vida diferente y con paz. Que no tengamos temor a la muerte, porque el Cielo es nuestro Hogar y Él preparó lugar para nosotros allí. La bondad de Dios hizo posible todo eso. Su amor sin condición. Te lo ofrece hoy. Podés aceptarlo!

Podés decirle: “Dios, yo creo en tu amor, y en Jesucristo tu Hijo, que murió y resucitó por mí. Me arrepiento de lo malo y acepto todo lo bueno que tenés para mí. Dame un corazón nuevo. Haceme una nueva persona.  Llená mi corazón y sé mi Señor y Salvador. Quiero conocerte más y vivir como te agrada. Gracias por tu amor! Gracias por buscar nuestro bien siempre. Gracias por no dejarnos jamás! Yo te recibo y te doy gracias por ser mi Padre del Cielo”.


lunes, 4 de diciembre de 2017

Recompensa

En ocasiones pensamos...(¡o comprobamos!) que es más "fácil" hacer lo malo que lo hacer lo bueno. Por momentos parece que lo que "surge" primeramente es la tendencia a tomar revancha, ser egoísta, pensar primero en uno,...Si alguien nos hizo daño, no nos surge la idea de "hacerle bien"...más bien queremos evitar a esa persona!.. Esa es nuestra tendencia humana, sobre todo cuando ocurre como reacción ante algún inconveniente que vivimos. 
Pero, ¿sabías que hay "recompensa" cuando hacemos el bien? ¿y cuando no devolvemos el mal a quien nos hizo daño, sino que , por el contrario, buscamos ayudarle?

Pensalo. Es algo que podemos comprobar. Si no, decime cómo te sentís cuando te "vengás" de alguien por lo que te hizo... aunque esa venganza solo consista en indiferencia. Seguro que no te hará sentir mejor! Vas a sentirte triste y frustrado... porque el mal no te da alegría jamás.

Sin embargo, contame cómo te sentís en una situación similar, pero cuando elegís "no vengarte", sino perdonar, dejar pasar por alto,...y además cuando ves la manera de ayudar a esa persona - tratás de tener empatía, te "ponés en sus zapatos", tratás de entender su conducta... ¡Todo lo contrario! Vas a sentir quietud, paz, te vas a sentir bien... y de pronto vas a descubrir una alegría que no sabés de dónde salió! Hay una recompensa cuando hacemos lo bueno: es esa quietud interior y esa alegría que te llena y te hace sentir tan bien!..

La Biblia dice: "No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien". Dios nos ama. Y sabe que necesitamos esa paz y esa alegría. Por eso nos la da como un regalo cuando hacemos lo bueno. Además, eso tiene un efecto en la otra persona; si no le devolvemos el mal, se aplacará su enojo, se hallará confrontado en su conducta y considerará su comportamiento...incluso ¡quizás cambie!
En este mundo de individualismo y hedonismo, de revanchas y competencias..."hacer el bien sin mirar a quién" parece raro. Pero te animo a formar parte de los millones que decidieron amar a pesar de todo. Recibirás tu recompensa y nueva fuerza para vivir!

lunes, 6 de noviembre de 2017

Felices por siempre!



Nos encantan las películas con finales felices, las historias de príncipes y princesas, los cuentos de hadas…los buenos finales. ¿Por qué será?  
¡Porque fuimos creados por Dios para vivir felices por siempre! Con Él en un lugar lleno de dicha que llamamos Cielo. Y aunque algunos quieran negarlo, llevamos dentro ese anhelo, esa necesidad imperante: ser felices, y felices por siempre… es nuestro destino preparado por nuestro Creador. 
 Dijo Jesús: “Yo soy el camino y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. Y también dijo: “El que cree en mí tiene vida eterna”.
 Dios nos ama tanto que preparó todo para cumplir ese anhelo: vivir felices por siempre. Para eso, envió a su Hijo Jesús para que creyendo en Él y en lo que hizo por nosotros podamos tener el perdón de pecados y la vida eterna. Solo tenés que creer en el amor de Dios, en su Hijo Jesús, tomar la decisión de dejar lo malo, pedir perdón por los pecados y recibir todo lo bueno que Dios te regala en Jesús.  Animate. Confiá en Dios. Esa es la mejor decisión de tu vida! Ciertamente. Dios preparó el verdadero “felices por siempre”. El Cielo y la felicidad, son nuestros cuando creemos en Jesús y lo hacemos Señor de nuestro corazón y nuestra vida. 

“Dios, gracias por amarme tanto! Gracias por preparar el Cielo para mí! Gracias por que Vos querés que seamos felices por siempre! Yo creo que Jesús es tu Hijo, que murió por mí y resucitó para darnos vida y vida eterna. Perdoname mis pecados, y sé el Señor y Salvador de mi vida, Jesús! Quiero vivir de tal manera que otros puedan conocerte y hallar el camino al Cielo. Gracias por tanto amor!”